Una vez que usted se decide contratar los servicios de diseño y construcción para su futura casa en Costa Rica, sea prefabricada, block u otro material relacionado, una de las preguntas más típicas es: ¿Cuánto me va costar mi proyecto?

Pues bien, existen numerosas formas de realizar un presupuesto para su futura casa, primero deben observar el tipo de terreno que poseen o van a comprar, ya que este detalle tendrá mucha influencia en el presupuesto final. En un momento años atrás, un cliente nos contrató para realizarle su proyecto habitacional en la zona de Santa Ana, como punto inicial en nuestro trabajo profesional es hacer una visita al terreno y valorar a simple vista el potencial de su terreno. Luego, al realizar un estudio de suelo a profundidad, pudimos observar características útiles que a simple vista no se podrían ver, contando que el terreno es plano con una leve pendiente de 1%, que para cualquier profesional en la rama de Arquitectura o Ingeniería es un buen lote. Regresando al tema principal, ese detalle tan particular de la zona de Santa Ana, le contemplo una inversión adicional de 2 millones de colones en su presupuesto final.

Entonces, a parte de este detalle del tipo de terreno, hay otros factores importantes que debe de tener en cuenta y asesorarse muy bien con el profesional que escoja para la construcción de su casa prefabricada, block, madera u otro material. Como consejo le recomendamos estos 3 tipos de presupuesto cuando desee iniciar formalmente su proyecto habitacional:

  • Presupuesto por metro cuadrado.
  • Presupuesto global del diseño y construcción de casas.
  • Presupuesto detallado del diseño y construcción de casas.

Estos 3 tipos de presupuestos son los más utilizados en la rama de Arquitectura e Ingeniería y en futuros artículos estaremos explicando en más detalle cada uno de ellos. Por lo tanto, si desea iniciar su proyecto de casa prefabricada, block, madera u otro material, estamos para servirles y con gusto esperamos asesorarle de la mejor manera en su futura inversión.

Hasta Pronto,

Ecoksa